Vuelos a la Ciudad de Nueva York


 

The Big Apple. Gotham. La ciudad que nunca duerme. Ha sido inmortalizada en películas como Breakfast at Tiffany’s, se convirtió en personaje en Sex and the City, Seinfeld y Friends, y cada sábado alguien grita, “Live from New York, it's Saturday night” desde 30 Rockefeller Plaza. Esta ciudad, con ocho millones de habitantes, no solo es la cuna de las películas y la televisión, sino que también es el epicentro de la moda, la comida, los teatros y el arte.

Hay cinco municipios que conforman la ciudad de Nueva York: Brooklyn, el Bronx, Staten Island, Queens y quizás el más famoso y apreciado, Manhattan. Cada municipio tiene su propia identidad gracias a vecindarios y atracciones inconfundibles. Los Hipsters se han adueñado de Williamsburg en Brooklyn. La gente en las calles se parece más a oriundos de Portland que a neoyorquinos. El zoológico del Bronx y el estadio de los Yankees son suficiente razón para ir al norte y visitar el Bronx. El ferry de Staten Island pasa por al lado de la Estatua de la Libertad. El lugar más diverso del planeta es Queens, donde personas de 100 países diferentes hablan alrededor de 138 idiomas. Y, por supuesto, al municipio más poblado, Manhattan, a menudo se lo llama la capital cultural y financiera del mundo.

Si vuela a Nueva York, tiene varias opciones. Dos aeropuertos, el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy (JFK) y el Aeropuerto LaGuardia (LGA) están ubicados en Queens, una tercera opción, el Aeropuerto Internacional Newark Liberty (EWR) está entre el Hudson y Nueva Jersey. Parte del sistema aeroportuario más grande del país, los tres aeropuertos cuentan con una amplia variedad de bares, restaurantes, tiendas minoristas y servicios para los pasajeros, como puestos de carga y centros de bienvenida.

Aeropuerto Internacional John F. Kennedy (JFK)
Aeropuerto LaGuardia (LGA)
Aeropuerto Internacional Newark Liberty (EWR) 

  • Los tres aeropuertos principales de Nueva York están situados a una distancia de entre 10 a 15 millas de Manhattan y cuentan con varias opciones de transporte entre los aeropuertos y para llegar a la ciudad.
  • Un sistema de monorriel sin cargo, AirTrain, conecta el Aeropuerto Newark con los trenes de NJ Transit y Amtrak.
  • En JFK, AirTrain conecta con el metro de la ciudad de Nueva York.
  • También hay varias líneas de autobús que funcionan en los tres aeropuertos.
  • Los taxis amarillos de la ciudad de Nueva York ofrecen un servicio a una tarifa fija desde JFK a Manhattan por $52. Los viajes en taxi desde Newark a varios puntos de Manhattan cuestan entre $50 y $70.
  • Si prefiere alquilar un auto o utilizar un servicio de limusina, esas opciones están disponibles en los tres aeropuertos.

ATRACCIONES Y COMPRAS

Para la mejor vista de la isla principal, comience en el Upper East Side, en Manhattan. Allí, también encontrará boutiques de diseño en la Quinta Avenida y tiendas como Barneys, Bloomingdale's y Saks Fifth Avenue.

ARTE Y ESPECTÁCULOS

El incomparable Museo Metropolitano de Arte, que cuenta con más de dos millones de piezas de arte atemporal, es el museo de arte más grande de Estados Unidos y es imperdible. Asegúrese de dedicarle al menos unas horas para poder disfrutar de, como mínimo, una fracción de su extensa colección.

Si quiere ver un espectáculo de Broadway en Midtown, a menudo puede conseguir entradas baratas cuando las compra el día de la función. Algunos espectáculos populares incluso ofrecen entradas para ver de pie (SRO) cuando se agotan las entradas.

TIMES SQUARE Y GASTRONOMÍA

Para disfrutar de una vista icónica de la Gran Manzana, pase por Times Square, ubicada en el distrito teatral de Broadway. Conocida como “el centro del mundo”, es un importante centro de la industria del espectáculo y una de las intersecciones más ajetreadas del mundo.

Cuando sea la hora de comer, almuerce en alguno de los restaurantes de varios chefs famosos o coma un refrigerio (preferentemente un sándwich de carne curada) en Katz's Deli.

MONUMENTOS Y VIDA NOCTURNA

Asegúrese de dar un paseo por Central Park, uno de los mejores parques urbanos del mundo. Sirvió de modelo para muchos otros desde que fue diseñado en 1858 y, con 843 acres y 2.5 millas de largo, es un oasis natural en el medio de esta jungla de cemento.

Ningún viaje a la ciudad de Nueva York estaría completo sin subir al Empire State. La torre art-déco de 102 pisos en Midtown tiene una vista que quedó inmortalizada en películas clásicas, como King Kong, Love Affair y Sleepless in Seattle.

Para pasar una noche en una ciudad famosa por su vida nocturna, diríjase al centro a uno de los tantos restaurantes elegantes y clubes nocturnos en el Meatpacking District o Greenwich Village. Una cordial advertencia: es probable que se exija una reservación.

¿Quién dice que esta ciudad nunca duerme? Hay una cantidad innumerable de lugares donde descansar en la ciudad de Nueva York, desde hoteles boutique extravagantes y hoteles históricos distinguidos hasta hoteles de cinco estrellas de primer nivel. Tan solo tiene que saber dónde buscar.

Si busca opulencia de primera categoría y prestigio histórico, considere el Pierre. Antiguamente propiedad del magnate del petróleo, J. Paul Getty, el hotel de 1930 se erige sobre Central Park y cuenta con salones de baile bañados en oro y operadores de ascensor con guantes blancos.

En el barrio de Chelsea de Manhattan, muy cerca de la recientemente construida High Line (un parque elevado construido sobre una vía férrea antigua), se encuentra el High Line Hotel, de estilo gótico. Antiguamente era un seminario; ahora, este hotel boutique cuenta con 60 habitaciones con muebles seleccionados a mano de mercados de pulgas, ventas de patrimonio y subastas en línea.

En el Upper West Side, el hotel boutique NYLO está inspirado en los departamentos estilo loft de tamaño reducido, típicos de Nueva York. De moda, clásico y económico, también se encuentra a pasos de Central Park, Lincoln Center y varias estaciones de metro.

En el barrio Columbus Circle de Manhattan, el hotel Moderne cuenta con decoración llamativa y obras de arte abstracto en un hospedaje íntimo con tan solo 37 habitaciones.

Si bien Nueva York no defrauda en ninguna estación, hay variaciones de temperaturas altas y bajas según la época del año. La precipitación anual es relativamente uniforme durante el año, así que no hay que preocuparse por temporadas de lluvias. El clima veraniego comienza desde finales de mayo hasta finales de septiembre, con temperaturas máximas promedio que van desde los 70 a los 85 °F. Los inviernos fríos y húmedos de la ciudad se extienden desde diciembre hasta marzo, con temperaturas máximas promedio que van desde los 26 a los 43 °F. La primavera y el otoño son menos predecibles, y pueden ser tanto frescos como calurosos. En general, en promedio, la ciudad tiene 234 días con sol al año.