Vuelos a Londres


 

Las nebulosas nubes de Londres descansan sobre muchos monumentos apreciables: el Big Ben, el Palacio de Buckingham, las cámaras del Parlamento, la Abadía de Westminster y muchísimos más. Es el telón de fondo de cuentos de hadas en tiempos modernos (todos vimos la Boda Real); el lugar que resistió a plagas, el Gran Incendio y el bombardeo de la Segunda Guerra Mundial; el escenario que inspiró a Shakespeare y Dickens. Y es una ciudad que, al fin y al cabo, es el lugar perfecto para ir a un pub local, tomar una buena copa, y levantarla y brindar de vez en cuando.

Además de ser una ciudad histórica, presenta una gran diversidad cultural. La gran Londres se extiende sobre un área de 607 millas cuadradas y cuenta con más de siete millones de habitantes que hablan más de 300 idiomas. En las comunidades polacas, rumanas, húngaras, bengalíes, somalíes e hindúes (por nombrar algunas) encontrará sabores, tiendas y cultura de todo el mundo. Es el lugar perfecto para probar algo nuevo mientras aprende sobre diferentes costumbres.

El aeropuerto principal de Londres, el Aeropuerto Internacional de Londres-Heathrow, está clasificado como uno de los más transitados del mundo. Los viajeros que pasan por Heathrow (alrededor de 73.4 millones en el último año) pueden partir a 185 destinos en 84 países. El aeropuerto incluso tiene su propio cuerpo de prensa que ofrece servicios a los principales periódicos y estaciones de televisión del mundo. Las cuatro terminales de pasajeros del aeropuerto tienen diversos restaurantes, cafeterías, pubs y tiendas. El aeropuerto cuenta con Wi-Fi gratuito, un área de juegos familiares e incluso capellanes de siete religiones diferentes que ofrecen servicios a los viajeros.

Aeropuerto Internacional de Londres-Heathrow (LHR)

  • Heathrow está situado a 14 millas al este del centro de Londres, en el distrito de Hillingdon.
  • Hay varios trenes que ofrecen servicios en el aeropuerto, incluido el Heathrow Express, que sale cada 15 minutos con servicio directo a la estación Paddington de Londres.
  • La línea Piccadilly del subte de Londres también ofrece su servicio en el aeropuerto, con estaciones en la Terminal 2 y 3, en la Terminal 4 y la Terminal 5.
  • También hay varios autobuses en el aeropuerto que transportan a los pasajeros a sus hoteles en Londres, y a pueblos y suburbios cercanos.
  • Además, hay taxis en todas las terminales de pasajeros de Heathrow y empresas de alquiler de autos en el área de llegadas.

Atracciones gratuitas

La arquitectura, el arte, la moda, el teatro, la literatura y la comida son joyas que Londres luce en su corona. Pero el aspecto quizás más subestimado de esta ciudad más bien costosa es la cantidad de cosas que se pueden ver y hacer, sin gastar un centavo. Muchos de los museos de categoría mundial de la ciudad, incluido el Museo Británico, el Tate Modern, la Galería Nacional y el Museo de Victoria y Alberto no cobran entrada. Y eso es solo una parte.

También hay dos iglesias destacables, la Iglesia de San Pablo (no la Catedral) y la Iglesia del Temple, que puede visitar gratis. La primera albergó el primer espectáculo de Punch y Judy en 1662, y la última cumple un rol importante en el Código Da Vinci.

Londres tiene más espacios verdes que cualquier otra capital del mundo. De hecho, casi un tercio de la ciudad está dedicado a estos espacios. Visite Kensington Gardens, hogar de la residencia real, el Palacio de Kensington. Pasee por Hyde Park, un parque de 350 acres, donde los habitantes participan en todo tipo de actividades, desde natación y paseos en botes hasta tenis y equitación. Y los domingos, asegúrese de dirigirse a Speaker’s Corner para escuchar a los londinenses dando discursos, parados sobre plataformas.

Por supuesto, no puede irse de Londres sin presenciar el cambio de guardia del Palacio de Buckingham. La ceremonia, que se lleva a cabo todos los días a las 11:30 entre abril y julio, dura aproximadamente 45 minutos.

Monumentos

No le seríamos fieles a Londres si no mencionáramos los 150 monumentos antiguos de la ciudad. Entre los monumentos más famosos que no se puede perder se encuentra la Torre de Londres, el castillo junto al río Támesis que alberga las Joyas de la Corona británica. También está la Abadía de Westminster, la iglesia gótica en la que se han celebrado al menos 16 bodas reales desde 1100. Ninguna visita estaría completa sin ver el Big Ben, el reloj de torre en el Palacio de Westminster, el parlamento británico. Si planea verlo todo de un tirón, échele un vistazo al London Eye, una noria moderna con cápsulas de vidrio que ofrece vistas de toda la ciudad.

Artes escénicas

Londres también es una ciudad repleta de actuaciones. El West End ofrece una colección de teatros que lo transforman en el equivalente londinense de Broadway. Disfrute de una variedad de espectáculos, musicales, clásicos de Shakespeare y revistas. Si es fanático de la ópera, el Royal Opera House es uno de los teatros de ópera más grandes del mundo. También alberga al Ballet Real y cuenta con su propia orquesta sinfónica.

Restaurantes

Aunque la comida británica ha sido, históricamente, un hazmerreír culinario, la gastronomía de Londres es excepcional. La ciudad cuenta con 45 restaurantes con estrellas Michelin y, gracias, en parte, a la diversidad de sus habitantes, Londres tiene diversos tipos de cocinas étnicas, desde india e italiana hasta cantonesa y francesa.

Londres es una ciudad de hoteles, con una gran cantidad de boutiques y alojamientos con desayuno que se destacan junto a hoteles lujosos.

Para experimentar el lujo, reserve una habitación en Claridge’s, un elegante hotel de 5 estrellas en el centro del distrito de Mayfair. Diseñado en la década de 1920, el hotel art déco combina el modernismo con influencias futuristas y cubistas modernas. Sus pasillos y escaleras se construyeron lo suficientemente anchos como para que pasen dos mujeres vestidas de gala con polleras amplias.

En South Kensington, el hotel boutique Blakes Hotel es un favorito de los famosos. Su diseño relajado y elegante toma elementos de lugares lejanos y los coloca dentro de sus habitaciones íntimas y lujosas.

Y para vivir una experiencia especialmente ecléctica, pruebe el Ham Yard Hotel en Soho. Sus 91 habitaciones y suites, y los espacios comunes, están diseñados alegremente por Kit Kemp y reflejan su moderno estilo británico. El hotel cuenta con un spa y gimnasio, una terraza, un teatro e incluso una pista de bolos al estilo de la década de 1950.

A pesar de tener la reputación de ser lluviosa, Londres tiene menos precipitaciones anuales que otros destinos populares, incluidos Roma, Sídney y Nueva York. Por lo general, sus veranos son cálidos y ocasionalmente calurosos, con temperaturas promedio de alrededor de 75 °F en julio. Sus inviernos son frescos y húmedos, con caída de nieve muy ocasional. En enero, la temperatura máxima promedio es de alrededor de 46 °F.